Inicio / Personajes / Martha Dolores Albores Albores

Martha Dolores Albores Albores

Doña Lolita Albores, como se le conoció cariñosamente, nació el 25 de agosto de 1918 en Comitán, Chiapas; hija de don César Albores Villar (fallecido 5 meses antes) y de doña Soledad Albores Román. La familia tuvo una fábrica de aguardiente, una tienda, una jabonería y un rancho en San José Bolol, en el municipio de Las Margaritas donde pasaba sus vacaciones de pequeña. Tuvo dos hermanas, Cholita y Maruca.

Hizo su primera comunión en el templo de Santo Domingo con el cura Trejo y el festejo estuvo amenizado por la orquesta del profr. Francisco Mandujano.

Formó el club Quinta Avenida junto con Javier Mandujano, César Cristiani, Jorge Pinto y las hermanas Cristiani.

Posteriormente vino el Club de la Pluma Verde, donde los hombres eran los pericos, las mujeres eran las cotorras y los matrimonios los abejorros. Después se integró al Grupo Cultural El Ariel.

En una ocasión que visitó Comitán el general César A. Lara, gobernador del estado de Chiapas, se le organizó una velada en la que doña Lolita declamó “Guaja”. Al día siguiente, el gobernador la mandó a llamar para ofrecerle una beca para que se fuera a estudiar declamación al estudio María Lomelí en la Ciudad de México, y dado que tendría tiempo de sobra, la animó a que estudiara algo más, eligiendo ella enfermería, la cual estudiaría en la Escuela de Salud Pública. Durante su estancia en la capital del país vivió una temporada con la familia de Rosario Castellanos. Al concluir sus estudios regresa a Comitán sabiendo declamación, trabajo médico social y enfermería.

Trabajó en el programa de Bienestar Social Rural durante 13 años, fue encargada del Centro de Salud y llegó a ser Coordinadora Estatal. Después se desempeñó como coordinadora del Hospital.

Fue maestra de declamación en la Casa de la Cultura de Comitán y en la Preparatoria.

Era muy solicitada como partera, la solían buscar mucho, pues gracias a su experiencia de tantos años la gente le tenía mucha fe a los diagnósticos que realizaba.

Fue nombrada cronista el 22 de julio de 1984 por el entonces presidente Ernesto Cifuentes López, en 1999 siendo presidente Arnulfo Cordero la nombra cronista vitalicia. Doña Lolita perteneció a la Asociación Nacional de Cronistas haciendo muy buenos amigos ahí.

Publicó los libros “Así te recuerdo Comitán”, “Piñata de cuentos comitecos”, “Cincuenta cuentos para que los cuentes” y “Cincuenta cuentos más… para que puedas contar cien”, dejando pendiente la publicación de un libro que se llamaría “Comitán visto por su cronista”; grabó discos de picardía comiteca “El guatec ca’ tu’ ti’ saias” y “¿Qué pensás que ‘stoy pensando?”.

Falleció el 6 de enero de 2006 en su natal Comitán.

Comentarios

X