Inicio / Zonas Arqueológicas / Zona arqueológica de Chinkultic

Zona arqueológica de Chinkultic

Chinkultic. El topónimo puede significar “caverna con  descensos” derivada de Chen – “caverna”, y koeltik – “descensos”,  aunque también puede ser traducido desde el tojolabal que significa “nuestro pequeño monte”.

Fue una de las poblaciones mayas más importantes de la región de las Lagunas de Montebello. Chinkultic se encuentra en un lugar estratégico, junto a los primeros lagos de la cadena lacustre y a un bello cenote de altas paredes y agua permanente, y se considera que funcionó como entrada hacia las tierras altas de Guatemala y al descenso a la Selva Lacandona, a los Altos de Chiapas y la Cuenca del Grijalva. Se encuentra ubicado a 45 km de la ciudad de Comitán de Domínguez.

Se construyó y habitó entre el año 100 antes de nuestra era y el 700 de nuestra era, aunque posteriormente funcionó como necrópolis de las personas que habitaron la región hacia el año 1100.

El antropólogo Carlos Navarrete registró evidencias de ocupación desde el Preclásico Tardío alrededor del 200 a.c., basándose en rasgos escultóricos presentes en el edificio muy similar al estilo de Izapa (costa de Chiapas), principalmente en el edificio situado al pie de la Acrópolis.

Chinkultic muestra con maestría la integración de la arquitectura con el paisaje.

Su auge ocurrió en el Clásico Tardío donde se esculpieron la mayoría de los monumentos. Durante esa época se construyó la gran escalinata que conduce al Grupo A. Hacia el Posclásico Temprano (900-7200 d.C.) los enterramientos humanos se hacían en urnas funerarias que fueron colocadas en la sección superior de la Acrópolis conocida como el Mirador.

Una de las características principales del sitio fue la adaptación de los diferentes conjuntos arquitectónicos al paisaje natural circundante. En la época prehispánica -dada la cercanía con los cuerpos de agua- se realizaron ceremonias para el culto al agua como sugieren los hallazgos realizados en el Cenote Azul contiguo a la Acrópolis.

La Acrópolis la edificaron al pie de una gran elevación, en la cual rellenaron y nivelaron grandes terrazas y escalinatas, flanqueada por dos grandes cenotes. Una de las características de las construcciones fue el empleo de sillares, piedras perfectamente cortadas, unidas sin cementante o argamasa, con lo que demuestra la habilidad de sus antiguos constructores en el tallado de la piedra.

Tuvo una larga tradición de monumentos esculpidos como lo ejemplifican algunos fragmentos muy antiguos de estelas con diseños del llamado “estilo de Izapa”. Este estilo artístico se originó en la costa de Chiapas, posteriormente recibió influencias de distintas regiones, una al parecer del Usumacinta. Chinkultic también destaca por ser un sitio de las Tierras Altas Mayas que trasciende el colapso de la mayoría de los sitios de esta región al final del Clásico Tardío. En este sentido cobra relevancia la presencia de cerámica del tipo Plumbate Tohil, de gran distribución en Mesoamérica, principalmente en sitios con influencia Tolteca.

Este sitio se caracteriza por ser un asentamiento cuya arquitectura se adaptó de forma muy especial a las características topográficas del terreno. En el área monumental de Chinkultic se agrupan alrededor de cuatro conjuntos principales: el Grupo A, el más elevado, en donde está la llamada Acrópolis y el gran cuadrángulo; el edificio de las lajas o Grupo B; el Juego de Pelota como punto central del Grupo C; así como la impresionante plataforma y el conjunto superior -hasta el momento no trabajados- que hacen el Grupo D.

Gran Plaza
Conocida así por las dimensiones que presenta y el desnivel que tiene con relación a la topografía. Al fondo de la plaza se encuentran tres edificios y largos graderíos en tres de sus lados con diferentes dimensiones, acorde a los rangos sociales de los asistentes. En la parte superior del “Espacio Escénico” se sitúa el Edificio 19, cuyas evidencias arquitectónicas indican que un personaje de la clase alta se sentaba para observar en primera instancia el paisaje de lagunas de Balamtetic y Chanujabab con sus diversos embarcaderos. Al frente del edificio existen un par de altares circulares y que siguiendo estas orientaciones, en una línea imaginaria, nos conducen hacia la entrada del Cenote Azul. Sentados en las escalinatas, los asistentes debieron de observar ceremonias relacionadas con el culto solar o al agua.

Horario: Lunes a Domingo de 08:00 a 17:00 horas.

Servicios disponibles: Sanitarios, custodia, área de descanso en el módulo de servicios.

Costo de acceso: Acceso gratuito.

¿Cómo llegar?
Es necesario trasladarse por la Carretera Federal No. 190, de Comitán de Domínguez  hacia  La  Trinitaria.  Desde  este  último  poblado  se  continúa  por  la  misma carretera hasta llegar al poblado Hidalgo,  desde donde parte un camino con rumbo norte que conduce a la zona arqueológica. Se puede arribar al sitio por medio del transporte público, de Comitán salen colectivos que conducen a Lagos de Montebello y el público debe descender en el crucero del Ejido Miguel Hidalgo y caminar aproximadamente dos kilómetro hasta arribar al sitio.

Recomendaciones: Debe llevar ropa cómoda, disposición para caminata y ascenso a la Acrópolis. Sombrero y repelente de mosquitos, binoculares, agua. No hay tienda cercana más que en el ejido. En épocas de lluvias fuertes (agosto-octubre) crece el río por lo cual en algunas ocasiones no se puede llegar a la Acrópolis.

Contacto: Centro INAH Chiapas 01 (961) 6 12 83 60 y 6 12 28 24

Fuente: Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Comentarios

Ver también

Presentación del libro “Chiapas, viaje culinario”

Viernes 4 de diciembre se llevó a cabo en el Teatro de la Ciudad Junchavín, …

Comitán y la región de los llanos. Guía para el viajero

Roberto Ramos Maza “Se ha dicho a menudo que diversidad es la palabra que más …

X